domingo, mayo 14, 2017

¡Despierta retail! el descuento duro está aquí - larepublica.co

¡Despierta retail! el descuento duro está aquí - larepublica.co







POR: IGNACIO GOMEZ ESCOBAR



Me parece importante esta nota que escribi hace algo mas de un año



Lunes , Enero 18, 2016

¡Despierta retail! el descuento duro está aquí

Bogotá_

Sí, las tiendas de descuento duro son una realidad, ya no se pueden desconocer como competencia, no se pueden mirar por encima del hombro. En la venta de los productos de la canasta básica para el hogar crecen exponencialmente y de lo que podemos estar completamente seguros es que lo que vende una tienda de HD, alguien lo dejó de vender. El crecimiento vegetativo es muy pequeño. Su expansión es como la “maleza”, cada día se abren nuevas tiendas.

Esa expansión, que silenciosa pero certera crece como aguijón de un millar de abejas, tiene hoy terreno abonado para su crecimiento y lo mantendrá por mucho tiempo. Factores tales como: la situación económica de Colombia, la devaluación de la moneda, la inflación, el encarecimiento de los productos nacionales como consecuencia del alto costo de las materias primas e insumos importados y el aspecto climático, la poca recuperación del ingreso familiar, obligaran necesariamente a buscar satisfacer las necesidades básicas de la canasta familiar en donde pueda rendir más el dinero. ¿Dónde está la respuesta hoy? En las tiendas de descuento duro.
En la canasta básica de una familia, importa el precio y la calidad. La marca es secundaría. Si las marcas ofrecidas por éstas tiendas, cumplen con la premisa de precio y calidad, el resto no importa. Estamos en un mercado de “punto de precio” que se traduce en cuánto dinero tiene un consumidor disponible en su bolsillo para satisfacer las necesidades familiares, y por lo tanto la primera variable de compra que se analiza es el precio de los productos y en dónde se encuentra la mejor respuesta: insistimos, hoy esa respuesta está en la tiendas de descuento duro. Allí se encuentran todos los productos necesarios, sin muchas opciones para escoger, pero todos.
¿Y cómo logran hoy Tiendas ARA y Tiendas D1, mantener esa diferencia en precio tan sustancial comparados con los formatos modernos y tradicionales?, con una estrategia que podemos llamar de “simplicidad” en todos sus procesos. 
En una negociación sin arandelas, a un precio neto, sin paquetes comerciales que encarezcan el costo del producto, con el desarrollo de sus propias marcas, con una logística eficiente, con unas operaciones sincronizadas, con unas exhibiciones minimalistas y con un control de costos que podríamos denominar “rabioso” pero que da resultados.
Súmese a lo anterior que ya existen fabricantes que “maquilan” productos para marcas propias de buena calidad y en los volúmenes requeridos, con una relación estable en el largo plazo y con un buen intercambio de comunicación que permite pronosticar los sobresaltos de la demanda con anticipación.
Todo lo que he expuesto en las líneas anteriores tiene un solo propósito, “pellizcar” de nuevo a los formatos modernos y tradicionales, para que despierten, no solo para que miren, sino para que “observen” con la importancia que se merece una competencia real que les está respirando en el cuello, en su mercado. Y como primer paso busquen conocerla a fondo, para desarrollar estrategias defensivas, que existen y que es posible implementar. 
Sabemos que hay mercado para todos y es por eso que recomendamos no dejar el camino expedito para que ese crecimiento exponencial se siga dando sin proteger los mercados de cada uno. Hay que tener en cuenta que muy pronto llegaran nuevas propuestas de “descuento duro”, que ya se están incubando, y se sumaran a las existentes.

Para contactar al autor de esta nota:

Ignacio Gómez Escobar

Consultor en retail

Editor de esta nota:
María Carolina Ramírez
mcramirez@larepublica.com.co

1 comentario:

TRIPLEPAPITO dijo...

De acuerdo, pero como decía mi papá, eso es pelea de tigre y burro amarrado.Solo empresas tan poderosas pueden darse el lujo de perder millones de dólares cada año hasta alcanzar su punto de equilibrio dentro de varios años. El punto parece ser Sálvese quien pueda.